viernes, 2 de noviembre de 2012

Las armas no entienden de crisis


Aunque actualmente sean muchos los sectores en los que se deja notar la crisis económica, sin duda la industria armamentística no es uno de ellos. En los últimos años España ha ido escalando rápidamente entre los países vendedores de armas hasta situarse en la muy vergonzosa séptima posición manteniendo una cuota del 2.6% en el mercado mundial.

La venta de armas, de la cual poco o nada se habla, no entiende de gobiernos de derechas ni de izquierdas, pues es un mercado que crece año a año sin tener en cuenta quien se encuentre en el poder. Muestra de ello es que en el periodo 2007-2011 España exportó armas convencionales por valor de 3.408 millones de dólares (a precios constantes de 1990), tres veces más que los 1.284 millones de dólares que movió en los cinco años inmediatamente anteriores (2002-2006).

¿Pero quiénes son los compradores a los que España facilita armas?

Los contratos más importantes de los últimos años se han firmado con Noruega, con la venta de cinco fragatas en un acuerdo valorado en 1.500-2.500 millones de dólares, con Malasia, que ha comprado submarinos valorados en 1.200 millones de euros; y con Venezuela, tras el acuerdo para el suministro de ocho buques por 1.200 millones. Además España también tiene como clientes a países africanos como Mauritania, Ghana, Ruanda o Senegal, o latinoamericanos como Colombia, Brasil o Chile.

Si bien es cierto que la ley en España prohíbe al Gobierno autorizar la exportación de material a lugares donde pueda ser utilizado para la represión interna o la violación de derechos humanos, parece ser que cuando hay dinero en juego todo vale, ya que como dijo hace unos pocos días el ministro de Defensa justificando la venta de armas a países donde se violan los derechos humanos “cualquier país que esté en Naciones Unidas y tienda a "una situación mejor puede ser destinatario de armas fabricadas en España”, Morenés afirmó además que su Gobierno, entiende que "nada es perfecto en política y en el mundo, pero si al menos se tiende a que las cosas mejoren, pues es bastante admisible" y por tanto es lícito "tener un contacto con ellos a nivel político y también comercial".

La ley española, para juzgar si la venta de armas a un determinado país está permitida o no, considera que se deba tener en cuenta a las organizaciones sociales que luchan por que se cumplan los derechos humanos en esos países. A continuación se muestran algunos países clientes de España y los informes que manejan algunas organizaciones sobre ellos como Amnistía Internacional, Intermon Oxfam, Greenpeace:

Arabia Saudí
Es uno de los países más represores del mundo, que ha endurecido las leyes contra la libertad de expresión. En 2011, España vendió a este país 14 millones de euros en material para aeronaves de transporte militar y proyectiles de iluminación. Se han autorizado para 2012 operaciones por valor de 30 millones de euros más, que incluyen la exportación de "bombas, torpedos, cohetes y misiles".

Bahréin
Las fuerzas de seguridad de Bahréin han reprimido con mucha dureza durante meses la versión local de la primavera árabe, en busca de libertades y democracia. Según denuncia Amnistía Internacional, se produjo "uso excesivo de la fuerza contra manifestantes pacíficos”. Murieron al menos 47 personas y más de 2.500 personas fueron detenidas. En este país la tortura es legal. España exportó munición  a Bahréin para aeronaves militares por valor de 6,35 millones de euros en 2011.

Colombia
Los grupos guerrilleros, el ejército y los paramilitares violan constantemente los derechos humanos y el conflicto armado está golpeando gravemente a la población civil: homocidios, secuestros, desapariciones, desplazamientos...
España autorizó la venta de 24,98 millones de euros en material militar a Colombia.

Ghana
Ghana recibió material por importe de 7,5 millones de euros el año pasado. Los clientes eran empresas privadas. Este país es uno de los mejores clientes, e insiste en que el destino de estas armas es "la caza de subsistencia". Sin embargo, las ONG alertan de la "inestabilidad" alrededor del país, con claro riesgo de fuga de esas armas para uso en países del entorno "en conflicto o postconflicto".

Israel
Israel ha sido acusada de crímenes contra la humanidad por la ONU por su acoso militar y humanitario a la Franja de Gaza. España ha autorizado 472.545 euros en exportaciones de armas a este país. Se han aprobado para 2012 operaciones por valor de 11 millones de euros.

Pakistán
Se trata de un país donde existe una gran inestabilidad y cada día se producen ejecuciones extrajudiciales, desapariciones, y demás violaciones de derechos humanos...
A lo largo de 2011, este país recibió de España simuladores de vuelo, sistemas de radar y otros materiales de aeronaves por valor de 12 millones de euros. Se han autorizado 10 millones más para este 2012, entre los que se encuentran "equipos para entrenamiento o simulación militar".

En 2011, debido al conflicto que estalló en Libia, el Gobierno se vio obligado a suspender la venta de armas a este país  aplicando el Código de Conducta de la UE, que prohíbe la exportación de armas a países en conflicto.

Hay que tener en cuenta que la fabricación y venta de armamento está en manos de empresas privadas. Las empresas llegan a acuerdos con diferentes gobiernos y posteriormente se reúnen con miembros del Gobierno de España para que este apruebe o rechace los acuerdos y para que les conceda un crédito mediante el cual las empresas puedan fabricar el armamento solicitado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada